Noticias

Reflexiones sobre la evolución futura de la logística

11.07.2014

Las compras por internet se multiplican cada año y cada vez abarcan más productos, así que los operadores aumentarán en número y en tamaño.

 

La globalización acorta distancias y todo puede estar en todas partes, no importa origen ni destino, lo que hace pensar en unas redes logísticas y de transporte muy ramificado y necesariamente interconectado.

 

Las compras y los pagos se realizan de forma muy rápida (¡instantánea!), así que los plazos de recepción, expedición, transporte y entrega no deberán ser una rémora porque el cliente lo quiere o necesita su compra ya.

 

Aumenta exponencialmente el movimiento de cargas de un punto a otro del planeta, más allá de los focos principales, como China o EE.UU.

 

Los precios de los servicios se van reduciendo como consecuencia de una economía de escala pero también por factores de competencia. Mejores servicios a menores precios. Se impone la reducción de costes…

 

Ante todos estos escenarios y otros que dejamos en el cajón, cabe preguntarse por el papel de la tecnología. Por una parte como dinamizadora del cambio en la logística y el transporte en el sentido de la eficiencia y la mejora de los servicios. Por otra, por su capacidad de imprimir un nuevo tempo a los procesos. También por su incidencia en interconectar en el espacio y en el tiempo. Por su puesto, en su potencial para adaptar permanentemente los costes de los procesos para mantener la competitividad…

 

En LYL INGENIERÍA pensamos que la evolución no es una cuestión de futuro si no de presente. Y en eso estamos, trabajando el presente tecnológico con el objetivo de anticiparnos a las necesidades del inminente futuro, por eso nos gusta decir que participamos en la construcción del futuro.